martes, 4 de diciembre de 2012

Remedios caseros de la Condesa de Bureta


 
 



Nuestra lectora española, la Condesa de Bureta, se ha dado a la tarea de enviarnos algunas recetas para curar la indigestión y las quemaduras. Le damos las gracias por compartir sus conocimientos con nuestro público mexicano.
 
Emplasto de cebolla para indigestiones: Una cebolla a medio asar,
medio cuartillo de vino bueno, tres cuartos de jabon rallado sin entrar
en el agua, un punito de grano de espliego: se tiene cociendo todo junto
como media hora y se le echa un poco de manteca revolviendolo
bien y si esta blando se le echa un poco de harina para que tome cuerpo;
se pone en un poco de estopa y se coloca en el estomago bien caliente,
lo que se pueda sufrir, untando antes el estomago con aceite
caliente que tenga sal molida y luego se faja bien. Este remedio es para
curar indigestiones aunque sean viejas: es para grandes y ninos si
bien para estos no se hace tan cargado y fuerte.

 

Pomada para quemaduras. Se coceran doce hojas de yedra grandes
con un cuarteron de aceite hasta que se pongan muy rojas, a cuyo tiempo
se sacan y se echa un poco de cera para que tome consistencia.
Cuando es de pronto es muy bueno el aguardiente y tener metida alli
la parte quemada; y si ha pasado algun tiempo no hay cosa mejor que
algodon sin hilar aplicarle al quemado y no quitarle hasta que ello se
cae por si, que sera cuando este curado. Se recomienda mucho este remedio
que es excelente.
 
 


* Esta es una copia literal extraida del recetario de la Condesa de Bureta, localizado entre los Archivos del Palacio Bureta.
Anexo disponible en:  FIGUERA VON WICHMANN, Enrique de la.  Las enfermedades más frecuentes a principios del siglo XIX y sus tratamientos. en: http://www.dpz.es/





Breve curriculum:

María de la Consolación Domitila Azlor, Condesa de Bureta
(n. Gerona 1773  - m. Zaragoza 1814). 
Hija menor de los Virreyes de Navarra: Don Manuel de Azlor y Urries, jefe de la línea menor de la Casa de Villahermosa, y Doña Petronila Tadea Villavicencio y Villavicencio, procedente de una de las familias más ilustres de Jerez de la Frontera. 
Más que por sus brillantes remedios caseros es conocida como heroína de los Sitios de Zaragoza.


 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario